VIÑEDO

El suelo, el viñedo y la climatología han sido los factores esenciales a la hora de seleccionar dónde ubicar este nuevo proyecto. 

El suelo es calcáreo y arcilloso, pobre y muy sano, lo que resulta ideal para el cultivo de la vid, asegurando cosechas de escasa productividad, pero de muy alta calidad. 

La edad de los viñedos, más de 20 años, y su baja productividad, 6.000 kilogramos por hectárea, son también factores determinantes en el carácter y personalidad de Lagar de Bornos.

A esto se añade un clima atlántico con matices de continental, singularizado por su régimen de vientos con inviernos no muy fríos y veranos suaves. Además, el salto térmico estival entre noche y día favorecen el aumento de polifenoles, factor asociado a vinos de excelente calidad.

VIÑEDO

El suelo, el viñedo y la climatología han sido los factores esenciales a la hora de seleccionar dónde ubicar este nuevo proyecto. 

El suelo es calcáreo y arcilloso, pobre y muy sano, lo que resulta ideal para el cultivo de la vid, asegurando cosechas de escasa productividad, pero de muy alta calidad. 

La edad de los viñedos, más de 20 años, y su baja productividad, 6.000 kilogramos por hectárea, son también factores determinantes en el carácter y personalidad de Lagar de Bornos.

A esto se añade un clima atlántico con matices de continental, singularizado por su régimen de vientos con inviernos no muy fríos y veranos suaves. Además, el salto térmico estival entre noche y día favorecen el aumento de polifenoles, factor asociado a vinos de excelente calidad.